MENU
  • Todo comenzó cuando Jan-Léonard Moortgat y su mujer fundaron la granja cervecera Moortgat en 1871. Cerca de finales de siglo, Moortgat era una de las 3000 cerveceras en pleno funcionamiento en Bélgica.

    Jan-Léonard experimentaba a base de ensayo y error, y sus cervezas de alta fermentación pronto alcanzaron un gran reconocimiento en la ciudad natal de la cervecera, Puurs, y más allá de sus fronteras. Así, en muy poco tiempo sus cervezas llegaron a deleitar incluso a la burguesía de Bruselas.

  • El negocio prosperaba y Albert y Victor, los dos hijos de Jan-Léonard, se unieron a la empresa. Había una clara división del trabajo: Albert se convirtió en cervecero, mientras que Victor era el responsable del envío de la cerveza a Bruselas en carros.

  • Con el estallido de la Primera Guerra Mundial, Bélgica entró en contacto con Inglaterra y desarrolló una gran relación comercial entre ambos países, especialmente con las cervezas inglesas de malta (ales), muy populares en aquellos tiempos.

    Inspirado por el éxito de estas cervezas inglesas, Albert decidió crear una cerveza especial basada en el modelo inglés.

  • Para crear este tipo de ale, Albert quería trabajar solo con los mejores ingredientes, por lo que viajó al Reino Unido para conseguir la cepa de levadura específica que quería. Sin embargo, al principio se encontró con una considerable resistencia por parte de los cerveceros locales. Tras una verdadera odisea a través de Inglaterra, por fin consiguió hacerse con una preciada muestra de la cepa que buscaba en una cervecera escocesa. Desde entonces hasta nuestros días, nuestra levadura se sigue fermentando con la misma cepa.

  • Los dos hermanos continuaron buscando y experimentando hasta que perfeccionaron la receta.

    Para conmemorar el fin de la Primera Guerra Mundial, la nueva cerveza fue apodada “Victory Ale”.

  • Esta innovadora cerveza fue una auténtica revelación para todos. Durante una sesión de cata para las personalidades locales, el señor Van De Wouwer, zapatero local, quedó tan impresionado por los potentes aromas de la cerveza que exclamó: “¡Esto es un verdadero Duvel!” (‘Duvel’ significa ‘demonio’ en flamenco).

    ¿Una chispa de inspiración divina? De 1923 en adelante, la cerveza se comercializó con este nombre; una atrevida elección en la devota y católica Flandes de aquella época.

  • Todo lo relativo a esta cerveza era diferente, y esto despertó el interés incluso a escala internacional.

    Con el crecimiento del estatus internacional de Duvel, aumentaron también sus niveles de producción. Los Países Bajos fueron el primer país conquistado por esta cerveza especial.

  • 1960 vio el lanzamiento de un hermano menor de la Duvel tradicional: la Duvel verde. Solo se fermentaba una vez, con lo que se conseguía un producto un poco más ligero. Tuvo un éxito rotundo en los bares y cafés cercanos a la cervecera. 

    Los jóvenes de la tercera generación de los Moortgat, Bert y Marcel Moortgat y los dos hermanos Leon y Emile Moortgat, fomentaron la idea de que una cerveza única se merecía un vaso especial. A finales de la década de 1960, el vaso Duvel fue la primera copa de cerveza con forma de tulipán. Esta innovadora copa, evocadora de la copa de vino, tenía que tener suficiente capacidad como para contener una botella entera de 33 cl. Hasta el momento, nunca se había visto un vaso de cerveza tan grande. El diseño de la copa ha sido especialmente creado para ofrecer a quien toma la cerveza una experiencia lo más completa posible. La forma redondeada permite disfrutar plenamente de los exquisitos sabores y el aroma de Duvel. El diseño más estrecho hacia la parte superior también ayuda a retener la gasificación y, por tanto, a preservar la espuma.

  • Los tres hermanos Moortgat, Michel, Philippe y Bernard, invirtieron continuamente en la cervecera para que se pudiera seguir garantizando siempre la perfecta calidad de la cerveza. Gracias en parte a estos esfuerzos, Duvel ha ganado reconocimiento mundial como el estándar de la cerveza “especial” embotellada.

    A finales de la década de 1990, se unió al negocio la cuarta generación de la familia y se tomó la firme decisión de abrir la empresa hacia el ámbito internacional.

  • En 1923, la producción de Duvel comenzó con unas pocas cajas. En la actualidad, innumerables amantes de la cerveza pueden disfrutar de Duvel en prácticamente todo el mundo (más de 60 países). La cerveza se sigue elaborando con un profundo respeto a la receta original y al tiempo que necesita para madurar.

Ver el vídeo

La historia
en imágenes