MENU

90 días de elaboración…

Duvel es una cerveza natural con un amargor sutil, un sabor refinado y un distintivo carácter lupulado. El proceso de elaboración único, que lleva unos 90 días, garantiza una pureza de carácter, una delicada efervescencia y un agradable sabor dulce a alcohol.

Aparte del agua pura de manantial, principal ingrediente de la cerveza, la cebada es la materia prima más importante. La cebada tiene que germinar cinco días en la maltería, tras los cuales se obtiene la malta. El color de la malta y, por consiguiente, el de la cerveza, lo determina la temperatura. Duvel obtiene su amargor típico al añadir diferentes variedades de lúpulos aromáticos eslovenos y checos. Solamente utilizamos lúpulos exclusivos reconocidos por su calidad constante y notable.

Duvel se fermenta una primera vez en depósitos a una temperatura de entre 20 y 26 °C. Para realizar este proceso, el cervecero utiliza su propio fermento. La cepa de levadura original, que el propio Albert Moortgat seleccionó hacia el año 1920, es originaria de Escocia. Tras madurar en los depósitos de almacenamiento en los que la cerveza se enfría hasta los -2 °C, la bebida está lista para embotellar. Una vez en la botella, se le añaden azúcares y levadura extra para que vuelva a fermentar. Esta nueva fermentación se produce en bodegas con temperaturas cálidas (24 °C) y dura dos semanas. A continuación, la cerveza se traslada a bodegas frías, donde continúa su maduración y acondicionamiento durante seis semanas más. Este periodo de maduración extra largo es exclusivo de nuestra cerveza y contribuye a que Duvel tenga un sabor refinado y puro.

Un equipo de especialistas cerveceros comprueba el proceso diariamente mediante los análisis de sabor. Al cabo de 90 días, Duvel ha alcanzado su rica gama de sabores y puede salir de la cervecera.
Gracias a su inusualmente alto contenido en alcohol (8,5 %), su abundante espuma, su fina efervescencia y su textura sedosa en boca, Duvel destaca sin duda alguna entre las demás cervezas belgas.

Para disfrutar de Duvel de la mejor manera posible, trata siempre la cerveza con respeto y usa el método tradicional para servirla.

1
Todo comienza a la hora de almacenarlas: las botellas de Duvel deben guardarse en posición vertical en un lugar fresco. De otro modo, la levadura que se concentra en la parte inferior de la botella se mezclaría con la cerveza.
2
Una Duvel está lista para su consumo si se ha enfriado en la nevera a la temperatura idónea de unos 4 °C. Igual de importante es servirla en un vaso Duvel limpio y seco a temperatura ambiente.
3
Una cerveza que necesita 90 días para fermentar debe servirse con respeto. ¡No te apresures! Dedica el tiempo necesario a servirla lentamente en el vaso, sujetándolo con una ligera inclinación.
4
Evita el contacto entre la botella y el vaso y, según la vas sirviendo, eleva gradualmente la botella para formar una espuma cremosa y plena.
5
Tienes que dejar aproximadamente 1 cm de cerveza en la botella. Ahí reposa la levadura, que puede enturbiar y amargar la cerveza.
6
Sirva la cerveza y ponga el vaso lentamente en posición vertical. Idealmente la espuma debe comenzar en la mitad del logo de Duvel. No permitas que se forme una cantidad excesiva de espuma sirve hasta que la espuma quede a un centímetro del borde del vaso
7
Ya está lista para admirarla y saborearla. ¡Salud!

Perfil

La cerveza Duvel todavía se considera un referente entre las lager de mayor cuerpo. Posee un aroma intenso y un toque cítrico, con ciertas reminiscencias de pomelo, que provoca ese típico cosquilleo en la nariz. Todo esto se consigue gracias al uso de únicamente las variedades de lúpulo de mayor calidad. Esto también se refleja en el sabor, exquisitamente equilibrado y cierto un toque picante. Gracias a su alto contenido en CO2, Duvel ofrece una maravillosa sensación de plenitud a todos los paladares. Duvel es perfecta tanto para aliviar la sed como para el aperitivo.

Estilo

Una cerveza especial que se fermenta por segunda vez en la botella

Sabor

Una cerveza ligeramente afrutada, lupulada, con un aroma seco y un ligero regusto amargo

Lúpulo

Saaz-Saaz & Styrian Golding

Aspecto

Rubia

Tiempo de conservación

18 meses

Consejos de presentación

Servir siempre en el vaso Duvel con forma de tulipán a 5 ºC

Envase

Botellas de 33 cl, 75 cl o mágnum de 1,5 l